Metro de Barcelona: trenes serie 300 R
Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

Inicio --> Metro de Barcelona: material móvil --> Serie 300 R


El Gran Metro de Barcelona: la historia de los trenes de la serie 300R

El Gran Metropolitano de Barcelona, conocido coloquialmente como el Gran Metro, es un elemento clave en la historia del transporte urbano de la ciudad. Desde su inauguración en 1924, este sistema de metro ha jugado un papel crucial en la movilidad de los barceloneses, evolucionando tanto en tecnología como en diseño a lo largo de las décadas. Entre los muchos trenes que han circulado por sus vías, los de la serie 300R destacan por su longevidad y las múltiples transformaciones que sufrieron a lo largo del tiempo.

 

Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

 

Orígenes y Diseño Inicial de la Serie 300R

El proyecto del Gran Metro comenzó a gestarse en 1907, con la presentación de una línea Norte-Sur que pretendía conectar varios puntos estratégicos de la ciudad. Los primeros diseños de los coches se inspiraron en modelos norteamericanos, específicamente aquellos utilizados por el London District Railway desde 1903. Estos vehículos fueron concebidos para formar un parque motor capaz de evolucionar con las necesidades del servicio.

A principios de los años veinte, al iniciar la construcción del primer tramo del Gran Metro, la empresa evaluó diversas propuestas de coches. Finalmente, se decidió por el diseño presentado por la Compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, S.A. de Bilbao. Se encargaron un total de diez trenes de dos coches (un motor y un remolque) que se parecían a los coches Vallecas del Metro de Madrid. La construcción de estos coches se completó en 1923, y fueron transportados desde Bilbao a Barcelona. La logística de este traslado incluyó el transporte por ferrocarril hasta la estación del Norte y luego por las calles de Barcelona hasta la cochera en la Plaza de Lesseps, utilizando plataformas de transporte viario.

Características Técnicas y Primeros Años de Servicio

Los coches motores de la serie 300R, designados originalmente con los números M1-10, estaban equipados con bogies Brill tipo 68E2M y cuatro motores de tracción General Electric tipo GE-259, cada uno con una potencia de 120 HP. Estos coches disponían de frenos mecánicos, de aire comprimido y eléctricos de emergencia. Los remolques, numerados R1-10, eran casi idénticos a los motores, salvo por la ausencia de equipos de tracción y algunas diferencias en el peso y el tipo de bogies.

El 30 de diciembre de 1924, los diez trenes comenzaron a circular por las vías del Gran Metro. Aunque inicialmente prestaban servicio en composiciones de dos coches (un motor y un remolque), durante las horas de menor afluencia también se utilizaban coches motores aislados. Esta flexibilidad operativa permitió al Gran Metro adaptarse a las variaciones en la demanda de pasajeros.

 

Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

 

Modificaciones y Adaptaciones

En 1926, cuatro remolques (R4, R5, R9 y R10) fueron convertidos en coches motores (M11-14) para ampliar la capacidad del ramal de Correos, que estaba en construcción. Sin embargo, en 1942, estos coches fueron nuevamente convertidos en remolques para proporcionar equipos a la nueva serie S. Esta adaptación constante fue una característica distintiva de la serie 300R, reflejando la necesidad de ajustar el parque motor a las demandas operativas y los avances tecnológicos.

A finales de los años cuarenta, el Gran Metro decidió modernizar su flota debido al envejecimiento de los trenes. La primera reconstrucción significativa se llevó a cabo en 1949, con la introducción de un nuevo interiorismo, iluminación fluorescente y la eliminación de los asientos abatibles. Estos cambios mejoraron la comodidad y eficiencia de los trenes, permitiendo la formación de composiciones de cuatro coches (dos motores y dos remolques) en la línea de la Rambla. Esta modernización continuó en los años cincuenta, con la unificación de la imagen corporativa del metro y la adopción de nuevos colores exteriores (azul y crema) y un interior renovado con asientos individuales de acero y aluminio anodizado.

 

Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

 

Integración y Modernización

En 1963, como parte de la integración de todas las líneas de metro de Barcelona, los coches de la serie 300R adoptaron una numeración unificada. Los coches motores M1-12 y los remolques R1-8 fueron renumerados como 3101-3112 y 3151-3158, respectivamente. Posteriormente, en 1964, recibieron su numeración definitiva como 301-312 y R301-308. A finales de los años sesenta, se reemplazaron los enganches tipo Van Dorn por enganches Tomlinson, y se inició un programa general de reconstrucción que incluyó la instalación de nuevos techos redondeados y ventanas laterales de doble hoja.

La década de los setenta vio la retirada progresiva de algunos vehículos, pero la unificación de las líneas 3 y 3B en 1982 requirió la adaptación de los coches motores de la serie 300R para captar electricidad del tercer carril. Esta adaptación incluyó la instalación de fregadores de tercer carril y la adición de escalones en las puertas para acomodar el mayor gálibo de la línea 3.

 

Metro de Barcelona: trenes serie 300 R

 

Retiro y Legado de la Serie 300R

A medida que se introducían los nuevos trenes de la serie 3000, los coches de la serie 300R fueron retirados gradualmente del servicio. El último tren comercial de esta serie circuló el 23 de diciembre de 1987. Sin embargo, el 12 de marzo de 1988 se celebró un viaje conmemorativo entre las estaciones de Catalunya y Lesseps para marcar el retiro oficial de estos trenes, incluyendo el coche número 306. A partir de entonces, los coches de la serie 300R fueron enviados a las cocheras de Can Boixeres para ser desguazados, excepto los coches 301, 306 y 308, que fueron preservados.

Este tren de tres coches fue restaurado y utilizado en diversas salidas culturales realizadas en la L2 del Metro de Barcelona entre los años 2007 y 2010. Pero debido al desinterés de las autoridades en el mantenimiento de dichas actividades, el tren fue abandonado nuevamente en las cocheras de El Triangle en Sant Andreu, Barcelona. Allí permaneció y fue degradándose progresivamente, hasta que en 2024 con motivo de su centenario, se le realizó un lavado de cara puramente estético.

 

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS PRINCIPALES
ConstrucciónCompañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques, SA.
Equipos eléctricosGE PC 103
Unidades construidas20 (10 coches motores y 10 coches remolques)
Año recepción1922
Año reforma1956
Año retirada1987
Año restauración histórica (1 unidad 3 coches)1999
NumeraciónMotores: M1 a M10. Remolques: R1 a R10
Toma de corriente:Originalmente pantógrafo, más tarde mediante tercer carril.
Peso coche motor en vacío37.200 Kg
Peso remolque en vacío28.700 Kg
Peso coche motor en servicio48.120 Kg
Peso remolque en servicio39.620 Kg
Tipos de frenoMecánico (accionado por volante), aire comprimido (automático) y eléctrico (reostático)
Motores4 por coche motor. Modelo GE-259
Potencia120 CV
EngancheVan Dorn (unificado GMB)
Longitud entre testeros14.604 mm
Ancho de la caja2.520 mm
Ancho de vía1.435 mm
Iluminación interior20 bombillas incadescentes más tres globos colgados del linternón
Capacidad de viajeros36 personas sentadas (14 de las cuales en asientos abatibles)

 

Fotografías de la serie 300R del Gran Metro de Barcelona